Los tumores Vasoproliferativos son primarios en el 74% de los casos o secundarios a procesos inflamatorios (pars planitis, uveítis posteriores), vascular (procesos isquémicos crónicos), traumáticos y distróficos entre otros. A la exploración se observa una lesión vascular amarillo/rosáceo preecuatorial inferior usualmente asociado a una línea de demarcación, sangre y exudación.

Fotografía clínica de línea de demarcación presente en un tumor vasoproliferativo

Tumor Vasoproliferativo, nótese la exudación asociada a la lesión vascular y la ausencia de vasos nutricios.

Muchos de los pacientes debutan con hemorragia vitrea, desprendimiento de retina y abundante exudación originaria de lesiones subretinianas periféricas. Para el diagnostico de los tumores Vasoproliferativos se puede utilizar con frecuencia ecografía modo B donde se observa lesiones subretinianas ecuatoriales a periferia, múltiples de baja reflectividad no mayores a 2mm. La angiografía con fluoresceína se dificulta por la presencia de exudación y sangre de las lesiones además de su localización. Una alternativa es el uso de verde de indocianina como medio de contraste para descartar que las lesiones vasculares no tengan vasos nutricios y así descartar con un hemangioma capilar.

Se decide observar cuando la lesión esta silente de síntomas para el paciente. El uso de crioterapia en diversas ocasiones con la modalidad de triple congelamiento es usado con éxito en lesiones que exudan con abundancia. El uso de esteroides y Antiangiogénicos esta utilizado para las alteraciones en área macular asociadas. El uso de braquiterapia (97% de éxito), laser 810nm y terapia fotodinámica con las mas utilizadas para el tratamiento de los tumores Vasoproliferativos.

Tumor Vasoproliferativo con abundante exudación subretiniana, nótese la lesión temporal superior.

Shields CL, et al. Vasoproliferative tumors of the ocular fundus. Classification and clinical manifestations in 103 patients. Arch Ophthalmol. 1995;113:615–23.

La información proporcionada en el sitio web sirve para apoyar y no para reemplazar la relación entre un paciente y su médico.